Argelia reconoce que abrió fuego contra motos acuáticas que navegaban desde Marruecos | Internacional

Cinco días después del oscuro incidente marítimo en el que dos turistas francomarroquíes perdieron la vida por disparos, el Ministerio de Defensa de Argelia ha reconocido que una lancha guardacostas abrió fuego contra tres motos acuáticas procedentes de Marruecos “que habían irrumpido clandestinamente” en aguas territoriales argelinas, según un comunicado oficial difundido en la tarde de este domingo a través de las redes sociales. El ministerio argelino ha confirmado también que una de sus patrullas de vigilancia marítima recuperó el 30 de agosto, al día siguiente de los hechos, el cadáver de un hombre que presentaba un impacto de bala. El cuerpo, que no ha sido identificado, fue depositado en la morgue de un hospital de Tlemcem, zona oeste de Argelia fronteriza con Marruecos.

Con las fronteras comunes cerradas a partir de 1994 y las relaciones diplomáticas rotas desde hace dos años, la tensión se ha disparado entre Marruecos y Argelia tras el incidente marítimo registrado el pasado martes. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia confirmó el viernes la muerte de un ciudadano francés y el encarcelamiento de otro, también de origen marroquí. La prensa marroquí ha asegurado que son dos los muertos a causa de los disparos del guardacostas argelino.

Citando una investigación judicial “por un incidente violento en el mar” abierta por la Fiscalía de Uchda, ciudad fronteriza con Argelia, la agencia estatal de noticias marroquí MAP identificó a las víctimas mortales. Son el francés de origen marroquí Bilal Kisi, de 29 años, (cuyo cadáver fue hallado flotando en aguas marroquíes) y el marroquí residente en Francia Abdelali Mechuar, de 40, cuyo cuerpo se encuentra presuntamente en la morgue argelina.

Ambos navegaban en motos acuáticas que había salido desde la ciudad marroquí de Saidia, fronteriza con Argelia, donde pasaban sus vacaciones. Les acompañan el francomarroquí Ismail Snabe, que fue detenido por la tripulación del guardacostas y conducido a tierra, y Mohamed Kisi, de 33 años, quien logró huir a nado, según relató a los medios de comunicación. Fue rescatado por una embarcación de gendarmería marroquí.

El Ministerio de Defensa de Argelia afirma que los militares del servicio de guardacostas dieron varias veces el alto mediante altavoces a los ocupantes de las motos acuáticas, que se fugaron con “maniobras peligrosas”. La misma fuerza naval argelina efectuó disparos al aire de advertencia, según un comunicado difundido en Facebook, ante la “creciente actividad de las bandas de narcotraficantes y de crimen organizado en la frontera marítima”. “Tras varios intentos, se disparó [a los sospechosos]. Una de las motos acuáticas quedó inmovilizada y las otras dos huyeron”, concluye la nota de información ministerial.

El comunicado fue difundido después de que los familiares de los dos francomarroquíes que han perdido la vida anunciaran este domingo la presentación de una denuncia ante la justicia francesa por “asesinato y tentativa de asesinato con agravantes, secuestros de embarcaciones y omisión de socorro”, según informó el abogado Hakim Chergui a la agencia France Presse. Un portavoz del Gobierno de Rabat se limitó a decir el pasado jueves que el asunto se hallaba en manos de las autoridades judiciales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El testimonio del francomarroquí Mohamed Kisi, que sobrevivió al incidente y pudo escapar, ha sido ampliamente difundido por la prensa nacional. “Por la noche [del día 29] comenzamos a quedarnos sin combustible y nos despistamos durante el regreso. En la oscuridad nos desviamos hacia aguas argelinas”, recuerda en un vídeo. Una lancha del servicio de guardacostas argelino se aproximó entonces a las cuatro motos acuáticas, según el relato de Kisi. Asegura que su hermano Bilal habló con los militares y les explicó que intentaban regresar a Saidia, y que entonces abrieron fuego contra ellos.

Ruptura de relaciones

La tensión entre Argelia y Marruecos no ha dejado de crecer tras la ruptura de relaciones diplomáticas en 2021, en un clima de guerra fría que ahora parece enconarse. Rusia es el principal proveedor de armas de Argelia, que apoya al Frente Polisario en su reclamación de independencia del Sáhara Occidental, bajo control marroquí desde 1975, tras la retirada de España como administración colonial. En noviembre de 2021, tres argelinos murieron en un bombardeo marroquí sobre camiones que circulaban por territorio saharaui desde Argelia a Mauritania.

Marruecos adquiere armamento europeo y de Estados Unidos, y desde 2021 mantiene un acuerdo de cooperación militar y de seguridad con Israel. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, reconoció en julio la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental en un gesto que ha llevado a Argelia a denunciar la presencia de “fuerzas extranjeras hostiles” a las puertas de su país.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites